miércoles, 22 de julio de 2015

MARATONA DE LOS DOLOMITAS 2015

“¡NOS HA TOCADO!” exclamaba Jorge allá por el mes de enero, seguido de: “¡Nunca pensé que pudiera hacer esta marcha!”. La Maratona de los Dolomitas por primera vez se iba a celebrar en el  mes de julio, el día 5 para ser exactos. Al saber de este cambio Jorge, David, Juan, JR y yo en un primer momento nos apuntamos al sorteo de plazas.


La Maratona tiene fama de ser una de las tres grandes marchas de Europa. Personalmente no conozco la Marmotte, pero la Quebrantahuesos sí y de momento nada es comparable con la Maratona. Unas 10.000 personas se movilizan desde 60 países para acudir a lo que parece “la llamada de la nave nodriza” en medio de un paisaje único. En las carreteras que desembocan en los Dolomitas Italianos pocos coches no van cargados con bicicletas. Sus ocupantes llevan ese brillo en los ojos que la ilusión dibuja en la mirada,  entre ellos también nosotros, Jorge, David, Juan y yo, Jr que se descolgó de la convocatoria y le echamos mucho de menos.
Nuestro objetivo, Corvara, al este de Italia y a 2.000 km de casa, mejor era tomarlo como un viaje con paradas. De camino, nos desviamos hacia un pueblín cercano a Briançon, (Francia)  donde pernoctamos antes de afrontar el Col D’IZOAR a 2.360 metros en el Sur de los Alpes Franceses. Con un calor sofocante paramos a rendir homenaje a Fausto Coppi en su memorial poco antes de coronar en una zona llamada La Casse Déserte,  esta fue nuestra primera Torre de Babel del viaje.


 

Subimos por la vertiente de Guillestre y bajamos por la de Briançon. A media bajada David nos hizo reír al desvelar sus dotes de imitador, que emulando a quien no quiere paradas largas para avituallarse porque se le enfrían las piernas, le hacen parar para comer en medio de un descenso de un puerto alpino.

Dos días antes de la gran cita ya asomábamos por los Dolomitas. Sorpresa mayúscula al ver el Passo Gardena, con sus grandes rocas en forma de dolmen, formación rocosa que da nombre a la zona. Alojados en Corvara, a 5 km de la salida y donde se situaba la meta, nuestro alojamiento situado en plenas pistas de ski sorprendió por su belleza, las vistas y también por la pedazo cuesta tipo Valdorria con la que había que lidiar antes de alcanzar la puerta. “¡Hay que ver, siempre pillamos los alojamientos con sorpresa!”

Noches templadas que daban días de sol y calor. La pregunta es obligada: “¿Qué os vais a poner mañana?” Recogiendo los dorsales el día antes nos percatamos del calor que podía llegar a hacer. Toda la parafernalia del dorsal es muy profesional, los detalles cuidados al máximo nivel, desde cambio de tallas del maillot, maillots de mujer para nosotras,  y hasta un chaleco Castelli de la Maratona.

El 5 de julio de 2015, la marcha salía a 6:30 am. No estábamos lejos de La Villa,  localidad de donde partía la marcha, pero los preliminares matutinos llevan su tiempo. Despertadores, olor a café reciente, luces encendidas en la mayoría de los apartamentos aledaños y gente en movimiento. “Qué temprano es, no ha amanecido, pero no hace frío, eso es bueno, las cabras que vimos ayer fueron una señal”, me decía para mis adentros. Nuestra Valdorria particular nos esperaba y de camino fui experimentando una sensación nueva, era como dar un salto al vacío. Sentimientos de desasosiego, nerviosismo y toneladas de ilusión se entremezclaban al despedirme de Juan y de los demás para dirigirme a la zona de féminas, justo delante del todo. Todo quedó eclipsado en el momento en que el speaker anunciaba el inminente comienzo de la prueba, todo ello aderezado con la bendición católica de un sacerdote justo antes del chupinazo que marcó la salida. “Claro, estamos en Italia”, pensé. Helicópteros de la RAI sobrevolando nuestras cabezas, ruido de calas encajando en los pedales y gritos de emoción y parabienes en infinidad de idiomas. “¡Esta sí que es la marcha de la Torre de Babel, esto promete!”. 
La Naturaleza en estado puro me mantenía entretenida, sabía que por detrás venían los “Tres Mosqueteros” y tarde o temprano me iban a alcanzar. Gente animando, tiroleses haciendo sonar el látigo como un disparo en la primera subida a Campolongo. A continuación Passo Pordoi  (2.239 m) donde comí una barrita mientras pensaba: “¡Qué suerte tengo de poder estar aquí!”. Continúo la marcha, cargo fuerzas en el avituallamiento del P. Sella (2.244 m) donde lugareños de las montañas animan a los ciclistas armando estruendo con cencerros enormes y carracas de dimensiones descomunales  que se escuchan en todo el valle. “Qué raro, llevo varias horas de marcha, casi cuatro subidas y todavía no me ha alcanzado nadie de los que vinimos juntos, espero que estén todos bien”. Busco los colores del CCLeón entre la multitud cada vez que doblo una curva y tengo visibilidad hacia abajo. “Nada, no vienen”. Hasta que por fin escucho. “¡Patriiiiiiiiiii, estás aquí!”. Sonrío al ver que empiezan a cumplirse mis previsiones y me alegro de escuchar una voz amiga. Jorge me ha dado alcance en primer lugar poco antes del avituallamiento del Passo Gardena (1.871 m). “Adesso qualcosa!” me gritan al adelantarme en el descenso. Todo tiene su razón de ser. “¡He perdido el tapón del bidón y ha salido despedido, no doy crédito!” ¿Por qué mi vida siempre se complica con los bidones en las grandes citas?”. Segundo ascenso al Campolongo (1.875m), llego al avituallamiento, intento conseguir un bidón nuevo sin éxito, pero escucho la voz melodiosa que me hace decir con alegría y casi sin girarme para ver quién era: “¡Qué bien, mi Juan, ya me has alcanzado!”.

Se acabó el trayecto en solitario y nos dirigimos al Passo Giau. El calor empieza a apretar, la gente empieza a necesitar agua, vemos colas y digo colas de gente en línea esperando su turno para cargar los bidones en algunos regueros de la subida. Mediodía, toda la fuerza del sol cae sin piedad en un valle donde no corre una brizna de aire, una tórrida subida sin mucha sombra salvo aquella proporcionada por los túneles y las viseras del puerto que sirven de cobijo y descanso a los más afectados por las altas temperaturas, no recuerdo mucho del aspecto de este puerto, lo que sí recuerdo es el panorama dantesco durante la subida, “¡Pasamos de los 34ºC  fijo!”.  Con cada gota de sudor que veía caer y salpicar la barra de mi bici pensaba…. “¿Dónde vas? ¡Te necesito!”. Subida dura, 10 km al 10% de desnivel mas lo que llevas de antes, Juan adelantado unos metros, va recibiendo noticias mías por medio de los españoles que me saludan  durante la subida. “¿Qué tal la has visto?”, “Bien, bien!”, le respondían.
En la cima del Giau (2.236 m) nos quedamos perplejos con la vista. Al poco llegó David, foto para la historia y desde ahí ya no nos separamos.

Solo quedaba un escollo y medio, el P. Falzarego (2.117)  donde el exciclista profesional Eros Poli reconoció León en el maillot y nos habló de cuando corrido la Vuelta a León y a Burgos. Todavía faltaba el Passo Valparola (2.200 m) para luego dejarse caer hasta La Villa, donde el tremendo Muro del Gato ponía a cada uno en su sito, otra vez, y ya iban ocho. Este muro de unos 200 m de largo y rampas de hasta 19% provocó innumerables “eses”, caídas, “pies a tierra” y esfuerzos sacados de donde ya no quedaba nada.





El Muro del Gato nunca estaba en silencio, gente disfrazada de gato, de demonio, de mil cosas… animaban y gritaban a tu lado, arrancándote una sonrisa si las fuerzas lo permitían, claro. De ahí a la meta solo había 2 km, este tramo era como el paso por el purgatorio, te provocaba sentimientos encontrados. “Qué pena, esto se acaba… ¿Qué digo? pero si estoy deseando llegar y que pase esta tortura!” Cada uno vive su marcha, sus dolores, sus crisis, su momento de la llegada…  momentos muy especiales  donde cada uno dedica sus logros, o no. En mi caso sí lo hice, así como la subida al Gavia (2.652m) desde Bormio a los dos días, y las dos vertientes del Stelvio (2.758) también. Estoy segura de desde donde esté, mi padre me anima a seguir “un poco más” y no rendirme a las primeras de cambio.  






Sabemos que es muy difícil volver a ser tocados por la diosa de la fortuna y que podamos repetir otro año la Maratona de los Dolomitas, por eso quiero dar las gracias a “Mi Juan” (ahora Giovanni)  que además de ser un ser “un sufridor”, soportó dolores que van y vienen cuando menos se lo espera y disfrutó a lo grande en los descensos sin mí. A David, (ahora Davide) quien le pone un punto épico a todas las marchas que hace, dolores de huesos y piel quemada en combinación con la mayor afabilidad que puede tener una persona, ah! y los mejores “dichos”. Gracias también a Jorge (ahora Giorgio) que nos mete en estos “fregaos” y nunca dice mentiras sobre cómo son los puertos…. Ah! Y que por cierto hizo un tiempazo en esta marcha también!

Compartimos momentos, experiencias, ilusiones que nos mantienen en movimiento y nos hacen ser más duros y más humanos a la vez, pero poder estar en estos lugares y hacer estas cosas  hace que veamos la vida de otra manera. Ha merecido mucho la pena tanto esfuerzo. Gracias a todos, sin vosotros esto nunca habría sucedido.



Patricia González.

3 comentarios:

  1. Felicidades por el reto conseguido, y por la extraordinaria crónica.

    ResponderEliminar
  2. me ha encantado la cronica. Felicidades a todossss

    ResponderEliminar
  3. No es un misterio que te enamores y tengas dificultades en tu relación. Esto no es algo nuevo que ocurre solo en tu vida. Los problemas en el amor nacen todos los días por eso necesitamos saber cómo manejar nuestra relación con cuidado. Mi esposa me sorprendió engañando y me dejó enojado y durante los últimos 8 meses, he vivido con dolor en mi corazón, perdiendo a mi esposa así como así. La búsqueda de ayuda en todas partes para traer de vuelta a mi esposa no funcionó hasta que me encontré con un lector de amor y luz en Facebook que me dirigió a Lord Zakuza a través de WhatsApp al +17405739483 y conocí a Lord Zakuza. miseria para él y me dio su palabra de seguridad de que mi esposa volverá a mí dentro de las 24 horas. Seguí sus órdenes / instrucciones sobre cómo recuperar a mi esposa y pagué la suma de 420 euros para que Lord Zakuza comprara lo que se necesita para hacer el trabajo por mí. Tenía fe, creía y confiaba en Lord Zakuza y se aseguró de que mi mente estuviera en paz al traer a mi esposa con su poderoso hechizo dentro de las 24 horas, tal como dijo. Puede agregarlo en WhatsApp al +17405739483 o enviarle un correo electrónico a: doctorzakuzaspelltemple@hotmail.com para obtener asistencia de por vida si necesita su ayuda.

    ResponderEliminar