viernes, 12 de mayo de 2017

Desde el otro lado


 Aquel lejano día  de julio de 1991 que me encontraba en Valderas para participar en aquella tradicional Marcha Cicloturista que todos llamábamos la de “Benito el del Silbato”, (un cordial saludo si alguien lo conoce y lee esto), integrado en aquel variopinto pelotón de ciclistas, mirando todo con expectación y también lo reconozco, con bastantes nervios  y viendo que iba a participar en una prueba ciclista.
En cabeza  llevábamos un par de motoristas de la Guardia Civil, (mi enorme agradecimiento a todos los miembros de este cuerpo que acompañan todas las pruebas deportivas y especialmente ciclistas a través de toda la geografía nacional),  y por detrás, una ambulancia que me hizo recordar que cierto peligro habría para que nos acompañara, (años más tarde pude comprobar que gran labor de esos médicos y auxiliares que viajan despacito detrás de todas las pruebas ciclistas, muchísimas gracias también).
Casi inadvertidos vi como en algún cruce, en alguna curva peligrosa, había gente ayudando con su bandera roja, señalizando, advirtiendo, controlando que nadie atravesara la carretera a nuestro paso…
Tras 25 años y después de acudir a carreras, marchas, pruebas ciclistas en general, han sido tantos cruces, tantas curvas peligrosas, tantas rotondas…en fin muchísimas personas que voluntariamente han estado ahí, para protegernos, para darnos un avituallamiento, una palabra de ánimo, tanta ayuda que muchas veces ha pasado inadvertida y creo que poco agradecidos la mayor parte de las veces, he pasado calor, mucho frio, me he mojado infinidad de veces y ellos han seguido estando ahí , sufriendo las mismas e incluso peor las consecuencias de la climatología.
¡¡¡ Gracias Infinitas ¡¡¡¡
 

Todo esto viene a colación que hace unos meses que mi amigo Diego García del Pozo nos comento a la Junta del CC León su intención de hacer la Lieja Leonesa Solidaria a favor de la Asociación Aniridia, le ofrecimos todo nuestro apoyo y ayuda en la medida que el Club en este momento le podía dar y yo personalmente me ofrecí como voluntario para ayudar en el tema de organizar un grupo de personas en moto y cubrir los puntos que pudieran tener riesgo para el paso de la marcha.

Esto me ha hecho vivir y sentir una Marcha Cicloturista desde el lado que no conocía, valorar aún más si cabe esa labor que vi tantas y tantas veces desde la bicicleta, oyendo silbatos, viendo banderolas agitándose, advirtiéndome de tantos y tantos cruces, asfalto en mal estado, gravilla, curvas peligrosas, etc….

Ese ha sido mi granito de arena para esta marcha, la verdad, me hubiera gustado estar ahí, siendo un miembro más de los casi 50 socios del CC León, mis compañeros de club, del que cada día me siento más orgulloso de su valor humano, que habéis acudido  a participar como ciclistas, pero también muy contento de haber participado como voluntario.

Nos sentimos como Club muy agradecidos del reconocimiento que desde la organización de la Lieja Leonesa habéis tenido con nosotros.

Yo en particular me siento excesivamente valorado, mi labor no ha sido tanta para el reconocimiento que me habéis dado, totalmente inmerecido, pero que agradezco de todo corazón.

Quisiera compartirlo con José Antonio Jiménez quien me ha acompañado y ayudado a reconocer el terreno y los puntos más conflictivos, con Diego Puebla, que nos acompañó con su Burgman, con David, que con su coche nos apoyo en los puntos que no llegábamos, con Adrián que una avería le privo de venir con su moto y luego una caída de venir como ciclista, con Eduardo el “Presi”, aportando su experiencia en estos temas, con Jorge, Pablo y Juán controlando y avisando también desde la bici y con todos los que habéis estado trabajando en este maravilloso proyecto: Emerson, Rubén, Juan Pablo, Félix, Rebollo, Cristina… seguro que me dejo a muchos y pido mil perdones y os doy las gracias también. 
Agradecer a  Jorge Montes por esas preciosas fotos que ha realizado.
Nombraría también a todos los participantes sin excepción, especialmente a mis compañeros de club, sabéis que aunque ahora no os acompañe os llevo siempre conmigo y mi mente esta con vosotros allá donde acudís representando al Club.
Pero si a alguna persona en especial hay que agradecer que todo esto haya sido posible, es a Diego García del Pozo,  ha hecho realidad algo que hace unos meses era algo impensable: hacer una Marcha Cicloturista  con 200 participantes en su primera edición, conseguir ayuda económica para que una enfermedad como la Aniridia a través de su Asociación,  tenga más reconocimiento y que haya tenido difusión  en tantos medios de comunicación: prensa, radio, redes sociales, revistas de ciclismo, etc….  

¡¡ Grande Diego, muy Grande ¡¡

 
 
 
 
 
 
¡¡¡  Muchas Gracias ¡¡¡

 José Ramón (Mayo de 2017)